2 jul. 2011

Viernes que te quiero viernes y al viernes verde Ramón

Muy buenas noches (si eres tan asiduo a mi blog a altas horas de la madrugada), buenos días al resto de los trabajadores/estudiantes/wenaentealfinyalcabo, y buenas tardes a aquellos que salen a tomarse algo un viernes (que suertudos).

Aquí me encuentro una vez más para relatar algunas de mis divertidas tonterías. Si lees esto madre que sepas que como bien y me abrigo por la noche.

Hoy ha sido otro día tan normal como el de ayer, sin entrevistas, y pateando la ciudad echando CVs a mansalva. Tras un largo paseo me propuse refrescar el gaznate con una guinness mu fresca (como me gustan) mientras empezaba el partido de la semifinal de Wimbledon entre Nadal y Murray. Era el único español en el lugar y al principio me daba cosa que se me notara (lo del acento lo tengo solved), pero después de escuchar a los ingleses que celebraban cada punto ganado del escocioés me salió el mojino que llevo dentro. Primer set para Murray, local aplaudiendo. Segundo set para Nadal, Felipe dejándose notar. Tras hacer migas (de amistad claro), aquí no saben lo que es un campero ;( y un par de cervezas (aquí la San Migüel se vende como cualquier otra. Me parece un error que Alhambra no esté representada) me despedí diciendo: Good luck, you will need it.

En esto que vuelvo a "casa", no se puede llamar así a un lugar como este. Digamos mejor al barracón militar, un changing my clothes in 0 comma y tirando para el parque. Hyde Park, concierto multitudinario de David Guetta, Black Eyed Peas y más gente que no recuerdo. Unas vallas enormes para que nadie pueda ver el espectáculo (no iba a pagar 50 pounds for that). La música se escuchaba igual de mal en todas partes, pero estábamos (he hecho otras migas con gente que está en la misma situación que yo) cansados y nos volvimos. Al coger el metro, petado, vamos en autobus, la calle paralizada porque el concierto acababa de terminar y como si de una manifestación de indignados, pero esta vez indignados por no tener más líquido u/o/y carne que llevarse a la boca, se tratase nos da tiempo a planear algo para mañana, un museo. Me recuerda a cierto viaje por otra capital europea, donde todo lo tóxico se quedó a un lado por ver un solo museo.

Pues eso, aquí me encuentro tras una charla con franceses y francesas en inglés y francés (je le dominé: seis doble empiezo yo) me piro a dormir que mañana será otro día, espero que el último en paro de Londres o como digo yo "unemplondon".

Bona nit i força per a mi

(se puede comentar, no muerdo)


No hay comentarios:

Publicar un comentario