23 oct. 2011

Qué tarde más movidita

En eso que aterrizo en Marsella, un aterrizaje donde pude ver la costa francesa y la ciudad marsellesa como nunca antes gracias a la plenitud visual que te da la ventanilla de un avión de bajo coste.

La primera en la cara: in order to get to the train station where tengo que coger un tren con destino a Valence, necesito subirme en un bus que me transporte entre aeropuerto y estación de ferrocarril. Para subirme al susodicho transporte de 4 ruedas era necesario empujar. Una marabunta de gente! Más que cola, barullo, que querían por las buenas, primero, en plan “me voy acercando a la puerta”, y por las malas, después, pensando “aquí me monto por mis cojones que sí”. Todo eso, claro está, una vez bloqueado el compartimento inferior de equipaje… Tenía dos horas para hacer el trayecto porque mi ticket de tren así me lo hacia saber (exigía), lo que no imaginaba en ese momento es que la experiencia autobusera iba a ser el menor de mis males… Bueno, a lo que iba, que pa dramas ya esta el telediario; Consigo montarme en el segundo bus y hago el recorrido hasta la estación mirando el reloj. “Me da tiempo, tranquilo”. A todo esto se le suma el hecho de que Orange no me va en Francia. Paradójico? Deseable? Voila!

La segunda viene en la estación de tren de Marseille Gare St Charles. Cientos y cientos de personas abarruntando y abarrotando algo grande que no percaté hasta mirar los paneles informativos de llegadas y salidas. “Retard indetermine”. Pongámonos en situación: Francia, donde hablan casualmente francés, un idioma que causalmente no hablo. C’est parfait! Leo algo que dice algo así como: problemas en la red por apuñalamiento a un miembro del SNCF (la Renfe francesa). Como si me lo hubieran hecho a mi… pues nada, tendré que llamar, ay mierda se me olvidaba que no tengo cobertura… pues lo suyo es encontrar una cabina donde poder establecer un punto de conexión entre diferentes personas (que yo sepa los delfines todavía no hablan por teléfono, se dedican a hacerlo vía bluetooth). Buscando una cabina por aquí, por allá,… nada. Mucha gente, ninguna cabina. En la búsqueda, Nicholas Cage, no la Cages más… me encuentro una oficina que pone SOS Voyageur. Suitable for me!!!!!!!!!!!

El que quiera escuchar más que me escriba en el muro del Facebook xD

Todos los acaecido es verídico, y todo lo que viene después también....