16 may. 2012

Lo, o el presente de encarnación II

12

[...] A sus propios padres, a veces, unos padres tan y tan evolucionados: "¿Pero cómo, señor Pennacchioni, les hace usted aprender textos de memoria? ¡Mi hijo ya no es un niño!". Su hijo, querida señora, no dejará nunca de ser un niño de la lengua; y usted misma un bebé muy pequeño; y yo un ridículo mocoso; y todos juntos, pura pescadilla acarreada por el gran río que brota de la fuente oral de las Letras; y a su hijo le gustará saber en qué lengua nada, lo que le sustenta, sacia su sed y le nutre, y convertirse él mismo en portador de esa belleza, ¡y con qué orgullo!; adorará, confíe en él, el sabor de las palabras en su boca, las bengalas que iluminan en su cabeza esos pensamientos, y descubrir la prodigiosa capacidad de su memoria, su infinita flexibilidad, esa caja de resonancia, ese inaudito volumen donde lograr que canten las más hermosas frases, suenen las más claras ideas. Le encantará esa natación sublingüística cuando hay descubierto la insaciable gruta de su memoria, adorará sumergirse en la lengua, pescar los textos en sus profundidades, y a lo largo de toda su vida saberlos allí, constitutivos de su ser, poder recitárselos de improviso, decírselos a sí mismo por el sabor de las palabras. Portador de una tradición escrita que vuelve a ser oral gracias a él, tal vez llegue incluso a decírselas a otro, para compartirlas, por los juegos de la seducción, o para hacerse el pedante, es un riesgo que hay que correr. Al hacerlo, recuperará el vínculo con aquellos tiempos previos a la escritura en los que la supervivencia del pensamiento dependía solo de nuestra voz. Si me habla usted de regresión, yo le responderé reencuentro. El saber es primero carnal. Son nuestros oídos y nuestros ojos los que lo captan, nuestra boca la que lo transmite. Nos llega por los libros, es cierto, pero los libros salen de nosotros mismos. Un pensamiento hace ruido, y el placer de leer es una herencia de la necesidad de decir.

13

¡Ah, una cosa más! No se preocupe, querida señora (podría añadirle yo hoy a esa mamá que, de generación en generación, no cambia), toda esa belleza en la cabeza de sus hijos no va a impedirle chatear fonéticamente con sus amiguitos en la red, ni mandar esos SMS que le hacen chillar como una rata: "¡Dios mío, qué ortografía! ¡Cómo se expresan los jóvenes de hoy! Pero ¿qué hace la escuela?". Tranquilícese, haciendo trabajar a sus hijos no reduciremos su capital de inquietud materna.

DANIEL PENNAC, Mal de escuela

Lo, o el presente de encarnación

-Nunca no lo conseguiré, señor.
-¿Cómo dices?
-¡Nunca no lo conseguiré!
-¿Qué quieres decir?
-¡Nada de nada! ¡No quiero conseguir nada!
-¿Y entonces por qué tienes tanto miedo a no conseguirlo?
-¡No quería decir eso!
-¿Qué querías decir pues?
-¡Que nunca no lo conseguiré, eso es todo!
-Escríbelo en la pizarra: nunca lo conseguiré.
Nunca le conceguiré.
-Te has equivocado de pronombre. Este es para el complemento indirecto, más tarde te lo explicaré. Corrige. Has de utilizar el lo. Y conseguir va con s.
Nunca lo conseguiré.
-Buena. ¿Y qué te parece que es ese "lo"?
-No lo sé.
-¿Qué quiere decir?
-No lo sé.
-Pues bien, es absolutamente necesario que averigüemos lo que quiere decir, porque eso es lo que te da miedo, ese "lo".
-No tengo miedo.
-¿No tienes miedo?
-No.
-¿No tienes miedo de no conseguirlo?
-No, me la trae floja. 
-¿Cómo?
-¡Que me da igual, vamos, que me importa un higo, paso de eso!
-¿Te importa un higo no conseguirlo?
-Me importa un higo, eso es todo, yo paso.
-Y eso, ¿puedes escribirlo en la pizarra?
-¿Qué, que me importa un higo, que paso?
-Sí.
Mimporta un igo. Paso deso.
-Me y luego importa. Ahí has descubierto un nuevo verbo, mimportar, en la primera persona del presente de indicativo. Y tu higo lleva h. Además, pasas de eso.
Me importa un higo. Paso de eso.
-Bueno, ¿y qué es precisamente "eso" de lo que pasas?
-...
-¿Qué es "eso"?
-No lo sé... ¡Todo eso!
-¿Todo eso, qué?
-¡Todo eso que me toca las narices!

DANIEL PENNAC, Mal de escuela

PD: Tenía que mostrarlo

12 may. 2012

Memoria

El lunes pasado entregué el primero de los dos trabajillos esos de pocas páginas si lo comparas con la biblia, los pilares de la tierra o juego de tronos (no sé si soy friki o di-agnóstico). El susodicho se llama "Memoria de prácticas", que según la academia que se encarga de sacar los diccionarios a un precio Real es:

(Del lat. memoria) (al no pertenecer a la iniciativa Dharma no tenía ni idea)

  1. f. Facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado. (menos mal que iba apuntando lo que consideraba oportuno en una especie de diario)
  2. f. En la filosofía escolástica, una de las potencias del alma. (escolástica me suela a plástica escolar, o de la cola, lo que quiere decir que si potencias tu cola lo sentirás en el alma #filosofíaparatodosytodas)
  3. f. Recuerdo que se hace o aviso que se da de algo pasado. (aviso que se parece a la primera acepción)
  4. f. Exposición de hechos, datos o motivos referentes a determinado asunto. (mmm RAE o RAEPETIDO?)
  5. f. Estudio, o disertación escrita, sobre alguna materia. (qué me gusta el diserto de Tabernas!!)
  6. f. Relación de gastos hechos en una dependencia o negociado, o apuntamiento de otras cosas, como una especie de inventario sin formalidad. (lo que hacen los gobiernos vamos, sin formalidad alguna)
  7. f. Monumento para recuerdo o gloria de algo. (algo y cosa, palabras infravaloradas)
  8. f. Obra pía o aniversario que instituye o funda alguien y en que se conserva su memoria. (obra?? estamos locos o qué, este diccionario está desactualizado!)
  9. f. Fís. Dispositivo físico, generalmente electrónico, en el que se almacenan datos e instrucciones para recuperarlos y utilizarlos posteriormente. (como la USB, Una Semejante Bazofia si es de 1GB en los tiempos que corren)
  10. f. pl. Libro o relación escrita en que el autor narra su propia vida o acontecimientos de ella. (si escribiera mis memorias narraría mi propia vida, no los acontecimientos de las féminas, soy un caballero (#losquenoseenteran))
  11. f. pl. Relación de algunos acaecimientos particulares, que se escriben para ilustrar la historia. (división de acaecimientos, me suena a la competencia básica lingüístimática... que será incorporada en la nueva ley educativa)
  12. f. pl. Libro, cuaderno o papel en que se apunta algo para tenerlo presente. (lo más cerca de lo que hemos realizado como docentes)
  13. f. pl. Saludo o recado cortés o afectuoso a un ausente, por escrito o por medio de tercera persona. (si es que este tipo de memoria se está perdiendo... un minuto de silencio por la memoria de la memoria)
  14. f. pl. Dos o más anillos que se traen y ponen de recuerdo y aviso para la ejecución de algo, soltando uno de ellos para que cuelgue del dedo. (esto.... cómo?)
Comentad si lo creéis oportuno ;)